¡Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe todas las novedades!

De artista español a superhéroe del cómic americano

Desde España hasta Estados Unidos, hace décadas que sus nombres suenan en la meca de la industria del cómic norteamericano. No visten capa ni antifaz, aunque sin duda tienen superpoderes. Ellos son el auténtico talento detrás de Batman, Daredevil, Spiderman, Deadpool, Wonder Woman o Capitana Marvel. Desde Rafael López Espí o Carlos Pacheco hasta Salva Espín, Carmen Carnero o Jorge Fornés, las ilustraciones de nuestros artistas habitan detrás de cada sombra, y de cada inspiración, que emana de Gotham City, Metropolis o Star City.

Para entender este idilio, hay que retroceder primero hasta la década de los setenta cuando Rafael López Espí se convirtió en el portadista oficial de Marvel en nuestro país. De su mano salieron las primeras cubiertas de estos superhéroes que, adaptadas y a todo color, publicó Vértice en España. Pero fue en los años noventa cuando se vivió la primera gran explosión. Nombres como Jesús Merino, Carlos Pacheco —que ha trabajado para Marvel y DC dando vida a Flash, X-Men, Superman, Batman o Linterna Verde—, Pasqual Ferry, Salvador Larroca —primer dibujante español en ganar el premio de la industria del cómic Eisner por Iron Man— o Marcos Martín —Dr. Strange o Daredevil—, empezaban ya a despuntar.

El palmarés es largo y la primera década del siglo XXI llegó más bien como una constatación. Ramón F. Bachs irrumpió con el crossover Joker/Mask, dando vida a Batman mientras el premiado David Aja se presentó con X-Men, Pepe Larraz con Luke Cage —después llegaron Thor o los Vengadores—, Daniel Acuña con Linterna Verde y Flash y Fernando Dagnino con Superman. 

Esa fue también la época en la que un desconocido Salva Espín presentó su obra en el Salón del Cómic de Barcelona. Más de una década después, de sobra son conocidos sus trabajos con Hulk, Lobezno, Capitán América o, muy particularmente, el más gamberro de todos, su icónico Deadpool. Como los de Espín, también hasta entonces se remontan los inicios de Alex Cal Oliveira, conocido más bien como ACO, que en 2007, con solo 22 años, comenzó a trabajar en el mercado estadounidense con personajes de la talla de Batman, Wonder Woman, Spiderman, X-Men o Nick Furia.

De España a Gotham City

Historias hay, como superhéroes, de todas las formas, colores y tamaños. Como la del ilustrador Jorge Fornés que, en 2014, decidió abandonar su trabajo en un taller de coches para dedicarse plenamente a la ilustración. No le salió mal del todo. Hombre murciélago por la noche, por el día Daredevil, este dibujante profesional y autodidacta, que suele firmar junto al historietista Tom King, es hoy uno de los artistas más relevantes en el cómic norteamericano.

Como Fornés, también el navarro Mikel Janin había trabajado junto a King dando vida al héroe de Gotham City, lo que en 2018 le llevó a ilustrar la historia principal de Batman: La boda, punto de inflexión en la vida del protagonista. Arquitecto de profesión, el artista abandonó su carrera en 2010 para dedicarse a la industria del cómic, donde ha trabajado desde 2011 en DC con otros títulos como La Liga de la Justicia, Grayson o Superman.

Y es que Gotham City, además de injusticias en la ficción, ha aportado grandes alegrías a nuestros artistas. Es el caso de Guillem March que además de ilustrar a Catwoman, hizo lo propio con Batman. También detrás de Bruce Wayne han coincidido otros españoles como Jorge Jiménez —autor entre otros de Superman— o Belén Ortega que perfiló a este emblemático personaje en la serie Legends of the Dark Knight. La granadina, de hecho, aunque inició su carrera profesional en el mundo del manga, sorprendió no hace mucho dibujando al primer Robin bisexual de la historia del cómic y fue además la encargada de la portada del 80 aniversario de Wonder Woman. 

En una industria con un ritmo frenético como el del cómic de superhéroe es habitual que varios ilustradores coincidan con los mismos personajes. Así, considerado desde hace algunos años como una de las figuras más prometedoras de Marvel, Javier Garrón, que se encargó durante un tiempo de una de las series más importantes del sello editorial: Miles Morales: Spiderman, en 2020 pasó su relevo a otra española, Carmen Carnero. Conocida por haber estado detrás también de algunas de las ilustraciones de Wonder Woman, X-Men o The Punisher, esta joven que ilustró además a Capitana Marvel, poco antes de la adaptación a la gran pantalla que protagonizó Brie Larson en 2019, participa desde hace unos meses en el relanzamiento de Stan Lee como Capitán América, otro de los grandes emblemas de Marvel.

Junto a Carnero, otra española, Natacha Bustos, ha despertado el interés de la industria americana en los últimos años. Diplomada de Bellas Artes en Granada, debutó con una novela gráfica sobre Chernóbil, que fue traducida al francés, japonés y coreano. Su participación en el número 10 de la serie regular de Spider-Woman captó la atención de Marvel para encargarle el proyecto de Moon Girl y Dinosaurio Diabólico, cuya buena acogida por el público le ha granjeado su adaptación a una serie de televisión que se estrenará a lo largo de este año.