¡Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe todas las novedades!

Recuerdos literarios, los homenajes en Fráncfort al mundo del libro en español

Es suficiente, decía Javier Marías, “con la facultad de la memoria para que alguien siga siendo el mismo en diferentes tiempos y en diferentes espacios». Fallecido el pasado 11 de septiembre, en su caso, basta también con cada uno de sus libros para recordarle a él. Como a Carlos Ruiz Zafón o Almudena Grandes, que dejó como legado una última novela, Todo va a mejorar, recién publicada. Para ellos el recuerdo se detuvo en cada palabra, desde la primera frase hasta el último título. Fueron y serán los escritores que llenaron nuestra vida de otros mundos, que lanzaron preguntas y nos dieron respuestas, copando nuestras tardes y nuestros días, y transformándose en una inmejorable compañía durante las largas noches de insomnio. 

En un tiempo en el que las letras españolas se despiden tristemente, y demasiado pronto, de varios de sus más célebres y talentosos autores, sus nombres no podían faltar en la Feria del Libro de Fráncfort, en una edición como esta en la que España es Invitado de Honor. Un tributo que no deja de lado a la agente literaria Carmen Balcells, que hizo posible que se publicaran tantas obras y tendió puentes entre uno y otro lado del Atlántico. Junto a ellos, en un 2022 repleto de efemérides, no podía faltar tampoco el recuerdo a Miguel Hernández, Gabriel Ferrater, Antonio de Nebrija, Joan Fuster, José Hierro y Alfonso X el sabio. 

Almudena Grandes, la voz de los olvidados

A punto de cumplirse el primer aniversario de aquel triste 27 de noviembre en el que se anunció la muerte de Almudena Grandes, el periodista y escritor Jesús Marchamalo la recuerda como “una de las voces imprescindibles” de la narrativa contemporánea en español, y una de las escritoras “más admiradas, leídas y queridas”. Autora de títulos como Las edades de Lulú, Te llamaré Viernes o Castillos de cartón, además de su gran proyecto narrativo los Episodios de una guerra interminable, en tributo a su admirado Galdós, su fallecimiento “conmocionó al mundo de la cultura, y provocó una sensación irreparable de orfandad entre sus miles de lectores”.   

Grandes derrochaba una obra “personalísima, muy apegada al tiempo que la tocó vivir -cuenta el periodista-, salpicada de títulos inolvidables para quienes la leímos –Malena es un nombre de tango, Atlas de geografía humana, Los aires difíciles, El corazón helado-, y ese aclamado ciclo, Episodios de una guerra interminable, en el que da voz, protagonismo, a los sin voz, aquellos invisibles, olvidados por el viento triunfante de la historia. Todos la recordamos en el balcón del Ayuntamiento de Madrid en las Fiestas de San Isidro de 2018 de las que fue orgullosa pregonera. Nerviosa, emocionada -confesó- leyó unas cuartillas que había escrito y que empezaban: “Nadie de mi familia había llegado tan lejos desde que en 1932 mi tía abuela Camila Rodríguez fue elegida Miss Chamberí en la Verbena del Carmen”.  

Asidua a los eventos literarios, a Grandes le hubiera gustado asistir a Fráncfort, donde el día 20 recibirá un homenaje de la mano de amigos y compañeros como Fernando Aramburu, Juan Cerezo, Michi Strausfeld y Piero Salabè, que recordarán algunos aspectos de su vida y de su obra. “Divertida, provocadora, comprometida, era frecuente verla en las ferias del libro”, comparte Marchamalo, que será el encargado de moderar este acto. En ellas era frecuente verla congregar “enormes filas de personas que le requerían una dedicatoria, una firma, un minuto de conversación que ella, risueña, atendía siempre con generosidad”. 

Carmen Balcells, heroína de la edición

El mismo día que se celebra el homenaje a Almudena Grandes, otra gran personalidad de la literatura será recordada por las escritoras Rosa Montero y Carme Riera en un acto moderado por el periodista Juan Cruz. Menos conocida fuera del mundo de las letras, la figura de la «superagente» Carmen Balcells tuvo una gran importancia en la narrativa hispanoamericana. Considerada la impulsora del Boom latinoamericano, logró además eliminar los contratos vitalicios e imponer cláusulas de cesión por tiempo limitado de un libro, lo que mejoró mucho las condiciones de los derechos de los autores.   

“Carmen Balcells no habrá otra -recuerda hoy Cruz cuando se le pregunta por su figura-. Cuando murió Manuel Vázquez Montalbán, que era su autor del alma, y su amigo, me llamó a su casa e hizo preparar un almuerzo que parecía un agasajo al más allá. Puso al lado un enorme retrato de Manolo subido a una escalera, y de vez en cuando, cuando se le ocurría, se dirigía a él, saludándole. Era la emoción particular de una mujer que huía de las solemnidades, que actuaba ante la vida con enorme sencillez y valentía. Fue capaz de hacer un viaje a Brasil para llevarle unas flores delicadas a su amiga Nélida Piñon. Los almuerzos y las cenas que organizaba eran parte de su genio, jamás hizo nada, pero nada, que no tuviera, además, consecuencias en el negocio editorial al que se dedicaba”.  

Balcells representó a lo largo de su vida a seis premios Nobel de Literatura -García Márquez, Vargas Llosa, Aleixandre, Neruda, Cela y Miguel Ángel Asturias- y dedicó más de 40 años a la profesión. Murió en septiembre de 2015. “Los últimos meses de su vida hubo suspiros, claro, tristeza, pero sólo llamaba cuando se sentía con ánimos de estar con otros. La quise como a una hermana, como a una madre, y como a una maestra de escuela, pues todas las cosas era, y era algo más aún: era una persona que guardaba los secretos como si éstos fueran de oro, porque eran los secretos que tenían que ver con vidas ajenas imprescindibles para ella”, confiesa Cruz, que conversará junto a Montero y Riera sobre la vida y legado de esta agente emblemática de las letras españolas. 

Javier Marías, una voz única y estimulante

El día 21, por su parte, estará protagonizado por los homenajes a dos hombres indiscutibles, cada uno a su manera, de nuestra literatura: Javier Marías y Carlos Ruiz Zafón. Escritor de medio centenar de libros, en los que cultivó la narrativa, el ensayo y el relato, además de columnista de éxito y traductor de excepción de autores como Laurence Sterne, William Faulkner y John Ashbery, Marías tenía 70 años cuando falleció el pasado septiembre dejando un vacío imposible de ocupar. Con una voz única y estimulante, fue una figura clave de la generación de escritores a la que perteneció y creó un reino en el que escribir, pero también editar, el Reino de Redonda, en el que gobernaban la elegancia y la generosidad, dos aspectos de su literatura y su persona. 

Eterno candidato al Nobel, de su pluma salieron títulos como Corazón tan blanco, Todas las almas, Mañana en la batalla piensa en mí o el reciente y fascinante díptico compuesto por Berta Isla y Tomás Nevinson. Sus obras fueron traducidas a 40 idiomas y formaba parte de la colección de Modern Classics del sello editorial Penguin, junto a otros autores en lengua española como Borges, Lorca, Octavio Paz o García Márquez. 

En el homenaje que se le rendirá el día 21 en el escenario Cereza del Pabellón de España en la Feria del Libro de Fráncfort su editora en Hispanoamérica, Pilar Reyes (Alfaguara), sus editores en alemán y francés, Roland Spahr (Fischer) y Gustavo Guerrero (Gallimard), y traductora al alemán, Susanne Lange, mantendrán una conversación con el periodista del Frankfurter Allgemeine Zeitung Paul Ingendaay, en la que se abordará la importancia de la obra de Marías fuera de España y las singularidades de su universo narrativo.    

Carlos Ruiz Zafón, el superventas que arrasó en Alemania

El otro homenaje del día, lo protagonizará un autor muy querido en Alemania donde ya en 2003, con la publicación de la primera novela de su tetralogía El Cementerio de los Libros Olvidados, La sombra del viento, despertó un gran interés, mayor incluso que el que había generado hasta entonces en España. “Joshka Fischer, entonces carismático ministro de Asuntos Exteriores alemán, declaró en un programa televisivo que el libro ‘no se podía dejar’”, rememora Sergio Vila-Sanjuán para quien “su presencia en la feria del libro germana contribuyó a su consagración”. Desde entonces, afirma el periodista, “ha sido uno de los escritores españoles mejor acogidos y apreciados en este país en el siglo XXI”.

Cuando Ruiz Zafón falleció en junio de 2020 tenía solo 55 años y aquella primera novela había alcanzado los 15 millones de ejemplares vendidos. “Se había convertido en uno de los escritores españoles más leídos en todo el mundo con su tetralogía del Cementerio de los Libros Olvidados, que recrea en tono gótico una serie de historias familiares y de intriga, buena parte de ellas en torno al libro, ambientadas en Barcelona desde principios del siglo XX hasta los años 60”, añade Vila-Sanjuán.

El periodista, amigo personal del escritor durante casi veinte años y una de las primeras personas que escribió sobre su trabajo, será el encargado de moderar un homenaje en el que Emili Rosales, su editor de confianza, proyectará un audiovisual en torno a la vida y la obra del autor en un acto en el que participará también su agente literaria Antonia Kerrigan, su editor alemán Hans Jürgen Balmes (S. Fischer), y la escritora española de novela de intriga Dolores Redondo, admiradora declarada de su obra. 

Autor de novelas juveniles como la Trilogía de la niebla y Marina, junto a La sombra del viento, Ruiz Zafón publicó además El juego del ángel y El prisionero del cielo. Como curiosidad, y prueba de su relación de cercanía con el autor de quienes intervendrán en su homenaje, los propios Rosales, Kerrigan y Vila-Sanjuán aparecen como personajes “cameo” en la última de sus novelas que cierra el ciclo, El laberinto de los espíritus.

Otros tributos: de Ferrater a Nebrija

Junto a Grandes, Balcells, Marías y Ruiz Zafón, otras grandes personalidades de las que este año se cumplen diferentes aniversarios, tendrán su presencia directa o indirectamente en la Feria del Libro alemana. Así, bajo el título de Vientos del pueblo, el 19 de octubre, el guitarrista y cantante Fraskito rendirá tributo al poeta Miguel Hernández, de cuyo fallecimiento se cumplen 80 años. Por su parte, otro autor del verso, el considerado, de hecho, el primer poeta moderno de la posguerra catalana, Gabriel Ferrater, será homenajeado, 100 años después de su nacimiento y 50 de su fallecimiento, en la programación de RNE del Pabellón de España, que también recordará al poeta, ensayista y crítico, Joan Fuster, nacido en 1922.

Con un pabellón medido hasta el detalle, algunas de las instalaciones realizadas para la ocasión evocarán a su vez a tres grandes figuras de la literatura española. Así La vida, una estación interactiva con un poema iluminado, nos devolverá los versos de José Hierro (1922-2002). Mientras que Alfonso X El Sabio, de quien en 2021 se cumplían mil años de su nacimiento, será recordado en la intervención de las estaciones sonoras La poeta.

Por último, uno de nuestros grandes intelectuales. Gramático, filólogo, polímata, astrónomo, historiador, pedagogo, humanista, lexicógrafo, poeta… A 500 años de la muerte de Elio Antonio de Nebrija (1444-1522), el autor de la primera gramática castellana será homenajeado con la proyección en las paredes de los escenarios Cereza y Turquesa de esta gran obra completa, tan importante para la lengua española.